2011/09/20

Entrevista a Renato Dagnino: "La ciencia no es neutral"*

Les dejamos una entrevista a Renato Dagnino, publicada en el diario La Voz, el 17 de septiembre de 2011.


"La ciencia no es neutral"


Renato Dagnino, especialista en Ciencia y sociedad. El ingeniero brasileño sostiene que los científicos son ingenuos y que la ciencia no llega a la gente que la necesita.

por Lucas Viano

Cualquier proyecto de sociedad necesita de una plataforma científica para despegar. La plataforma que propone Renato Dagnino, ingeniero brasileño especializado en estudios de ciencia y sociedad, es completamente diferente a la actual.

Dagnino visitó el Centro de Investigaciones y Estudios sobre Cultura y Sociedad (CIECS) de Conicet y la Universidad Nacional de Córdoba. Se diferencia de otros intelectuales porque tiene una propuesta que quizá suene utópica, pero que moviliza e invita a reflexionar.

Sostiene que las empresas controlan más del 70 por ciento de lo que se gasta en investigación y desarrollo (I+D) en el mundo. “¿Por qué los celulares de la misma marca tienen cuatro enchufes diferentes si el voltaje y amperaje son los mismos?”, se pregunta.

Su respuesta: “La razón es el consumismo exacerbado. El conocimiento está al servicio de los ricos. El 90 por ciento de lo que se gasta en ciencia está orientado al 10 por ciento de las personas más ricas”.

–¿Eso también ocurre eso en América latina, donde el 70 por ciento de la inversión en I+D la hace el Estado?

–Jorge Sabato ya decía que nuestro problema no es que no tengamos potencial en tecnociencia, lo que nos falta es demanda de I+D. Decía que hay tres buenos negocios con la tecnología: robar, copiar o comprar. Jamás un empresario va a desarrollar tecnología si puede robar, copiar o comprar. Y en eso, los empresarios nuestros son los mejores del mundo.

–Pero hay excepciones.

–Se dieron en segmentos en donde no había cómo robar, copiar o comprar: salud animal, vegetal y humana. El desarrollo de otras tecnologías se dio cuando había un interés del Estado. Ejemplo: Brasil con el desarrollo de aviones y Embraer.

–¿Cuál es su propuesta para cambiar esto?

–Hay que mirar las características intrínsecas de la tecnociencia. La ciencia no es neutral. Ese fue el error del marxismo, pensar que la ciencia era neutral y que tarde o temprano iba a ser apropiada por la clase trabajadora para su beneficio.

–Pero, ¿hay una propuesta superadora?

–Más del 50 por ciento de la población activa de Brasil, y de América latina en general, está en la informalidad. Pero no hay ninguna razón para pensar que esa gente se incorporará al sector formal. Nuestra idea es crear con este sector informal una economía solidaria, generar emprendimientos solidarios a partir de tecnología social. Producir los bienes y servicios que ellos necesitan.

–Un ejemplo.

–El 54 por ciento de la casas en Brasil son construidas por los propios moradores. ¿Por qué no pensar que el aluminio que reciclan los recolectores puede usarse y fundirse para hacer las aberturas de esas casas? De esta manera, no necesitarían comprarlas en el sector formal. Allí intervendría una tecnología distinta de la actual, una adecuación sociotécnica que debe desarrollarse con la gente.

–¿Hay conciencia entre los científicos para hacer esto?

–Los científicos de América latina siguen la ciencia que se hace en los países desarrollados. Esa es la frontera del conocimiento. El científico es ingenuo. Sólo quiere montar rompecabezas. Ésa cree que es su contribución a la sociedad. Tiene el corazón rojo y la mente gris, porque quiere una sociedad justa y ambientalmente sustentable, pero su conocimiento se usa para otros fines.

–¿Cómo se cambia eso?

–No hay lazo espurio o corrupción. Los científicos creen que investigan para un futuro más justo. Eso es lo más complicado de revertir. El problema es que esto no se discute dentro de la comunidad científica.

Heredero de J. Sabato

Renato Dagnino es profesor de la Universidad de Campinas desde 1977, donde colaboró en la creación de la primera incubadora de empresas latinoamericana. Es un continuador del Pensamiento Latinoamericano en Ciencia, Tecnología y Sociedad (Placts), iniciado por los argentinos Oscar Varsavsky, Amílcar Herrera y Jorge Sabato.

* Publicado el 17 de septiembre de 2011 en LaVoz.com.ar
http://www.lavoz.com.ar/ciudadanos/ciencia-no-es-neutral

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada